Usabilidad vs. Ciberseguridad, la búsqueda del equilibrio

Usabilidad VS Ciberseguridad

¿Usabilidad y ciberseguridad son conceptos contrarios? Para el usuario común, estos dos términos sonarán poco o nada. Para aquellos con conocimientos en cualquiera de ambos campos, saben que supone una necesidad en la que no siempre se consigue llegar al equilibrio.

Una experiencia de usuario óptima es indispensable para el próspero desarrollo de cualquier web, app… Es algo necesario para que el usuario no huya de nuestro contenido. Es el confort y la comodidad que debemos de dar a nuestro “cliente”. El problema es que esto no siempre va de la mano con su seguridad. Y, muchas veces, el aumento de capas en la seguridad supone una mayor complicación de la usabilidad.

La experiencia de usuario

En la sociedad digital en la que nos encontramos, en la que valoramos el tiempo, la simplicidad se ha convertido en el estandarte de cualquier formato online. Lejos quedan las páginas web cuyo contenido se intentaba mostrar por completo en la home. Aquellos menús en jerarquía que desarrollaban todas las posibilidades que el cliente podía obtener del sitio.

El usuario se ha vuelto cada vez más exigente. Visita muchas páginas a lo largo del día, y quiere encontrar lo que busca de manera fácil y sencilla. Cada vez encontramos aplicaciones y webs con interfaz más simple, con posiciones y localizaciones más intuitivas y en definitiva, muy similares en cuanto a estructura.

SHC_Usabilidad_Ciberseguridad

Problemas con la simplicidad

Esto supone que, al simplificar tanto el contenido, se simplifique también la seguridad del sitio. Desde el registro hasta la interacción dentro del contenido supone un complicado equilibrio entre usabilidad y seguridad.

Si comenzamos por el registro y, sobre todo, las contraseñas, encontramos el primer muro que separa ambas disciplinas. Una de las reglas de oro de la usabilidad es minimizar las pantallas. Si para acceder a la información, el usuario tiene que pasar por más de tres pantallas, el usuario se aburrirá y desistirá de la acción.

Esto podemos aplicarlo a la creación de cuentas de usuario. Si el usuario tiene que registrarse, poner una contraseña de más de 8 caracteres con al menos una letra mayúscula y mínimo un carácter numérico, el registro ya le parecerá todo un mundo, si además deberá validar el formulario mediante un captcha o verificación de imágenes…

El principal problema de esto es que, por lo general, no estamos concienciados en la utilización de contraseñas seguras y únicas. Todos conocemos la teoría, pero pocos lo llevamos a la práctica. El usuario, por lo general, pone la contraseña que tiene en el resto de sus cuentas y que, por lo general, no cumple los requisitos para ser una contraseña segura. Si a todo esto le sumamos el correo o sms de confirmación con código, el usuario se habrá cansado antes de registrarse, y posiblemente, declinará la acción.

Estructura simplificada

Pero no sólo encontramos fallos de seguridad por parte del usuario. No sólo se simplifica la interfaz, sino también la construcción de la página para mejorar problemas como la velocidad de carga. Esto supone que se prescindan de cuestiones que pueden llegar a suponer un fallo de seguridad.

La seguridad sigue sin ser una de las prioridades en el mundo online, y no se observa como riesgo hasta que no existe un problema que comprometa el contenido o el usuario. Día a día, empresas como SmartHC trabajamos por concienciar a empresas y usuarios del uso correcto del mundo online, así como la creación de contenidos.

Hoy en día, cualquier persona puede crear una página web o una aplicación con plataformas que ofrecen este tipo de soluciones. El problema es que aún falta mucha información y formación en cuanto a la seguridad del contenido o el sistema.

La seguridad, tanto individual a nivel usuario, como colectiva a nivel empresa debe ser una prioridad. Como usuarios, debemos entender que la seguridad supone sencillos pasos a los que debemos de acostumbrarnos. Como empresa, debemos priorizar la seguridad sin dejar de lado la usabilidad, para conseguir el equilibrio perfecto. De nada sirve que nuestro cliente tenga la mejor experiencia navegando por nuestro sitio, si no es seguro.

La información y el cliente son los activos más importantes, y debemos priorizar su seguridad. Te recordamos que, desde Smart Human Capital ofrecemos todo tipo de servicios para analizar el estado de la empresa y ofrecer las mejores soluciones posibles. Para que seguridad y usabilidad vayan de la mano en un correcto equilibrio.

Lorena Mellado Valle
Responsable Dpto. Comunicación y Marketing

Comments are closed.