Ransomware: una amenaza en alza

La semana pasada, varios medios de comunicación rusos fueron víctimas de un ciberataque cuyo  principal objetivo era el de pedir un rescate económico a cambio de la información secuestrada por el código informático. BadRabbit, tal y como se le denominó, se basa en la misma estrategia que otros ciberataques masivos como WannaCry y NotPetya: cifrar los ficheros y pedir un rescate a efectuar en la cartera de Bitcoin supuestamente controlada por los ciberdelincuentes. La propagación del virus comenzó a primera hora del 24 de octubre, y la mayoría de intentos de infección aparecieron durante las dos primeras horas en Rusia. Al parecer,  el ransomware se distribuyó mediante simples descargas web en lugar de un ataque propagado masivamente en busca de víctimas vulnerables como ocurrió en WannaCry. BadRabbit se coló en los ordenadores enmascarado como una actualización rutinaria de Adobe Flash Player, programa todavía muy utilizado para el visionado de ciertos medios audiovisuales en la web.

A continuación recordamos brevemente en que consiste este tipo de malware y cómo podemos evitar su contagio.

 

Comments are closed.