En post anteriores comentamos los nuevos retos del sector financiero. Las fintech son referente en el mercado, y el futuro de las relaciones comerciales. El sector de las fintech se adapta al mercado creando soluciones en función de lo que el cliente demanda. Pagos entre personas, transferencias internacionales y sistemas de envío de divisas virtuales han llegado para evolucionar y quedarse.

Los clientes prefieren operar con apps frente a la banca móvil tradicional

La banca móvil tradicional es, por lo general, áspera, arcaica y rancia; Las fintech suponen una evolución necesaria. Nacen adaptadas a su uso en movilidad, dirigidas a las necesidades reales de los usuarios y, sobre todo, pensadas para ofrecer un uso sencillo.

Por lo general, los bancos obvian la máxima “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”, que se atribuye a Albert Einstein. Basan sus actualizaciones en la renovación de lo que ya existe, con nuevas formas y colores, pero iguales en contenido.

Las aplicaciones fintech ofrecen al usuario la consecución rápida de un objetivo concreto. Utilizan como gancho la gratuidad y la facilidad de uso con el objetivo de que la app pase a formar parte de la vida normal de los clientes. Ejemplos claros los encontramos en los sistemas de envío de dinero de persona a persona. Gracias este tipo de aplicaciones podemos enviar cantidades de dinero a través de correo electrónico o número de teléfono móvil. Atrás quedó el engorro de tener que compartir los números de cuenta bancaria por e-mail. Igual que ya casi nadie entra en una sucursal, el objetivo ahora es que nadie tenga que entrar jamás en las aplicaciones de banca móvil tradicionales.

 

Ventajas de los sistemas de pagos entre personas y otras app

Las aplicaciones móviles del sector fintech se caracterizan por ser rápidas, sencillas y, en especial, por cubrir estas características: usabilidad; apariencia agradable; velocidad de carga. Son responsive, es decir, adaptan su formato y diseño a las diferentes pantallas. Son nativas para cada dispositivo, en lugar de ser sitios webs al uso que se muestran en forma de aplicación. En la mayoría de los casos, las apps se muestran en perfecto español o con posibilidad de ver el contenido en inglés. Generalmente, cuentan con servicios eficientes de asistencia al usuario controlados o gestionados por los propios dueños de la solución. Y apenas cobran comisión, si es que no son gratuitas. Sin duda, todas estas ventajas atraen a los clientes que ven innecesario acudir a su banco para hacer las mismas gestiones.

 

Principales inconvenientes de los sistemas de pagos entre personas y otras apps

Uno de los principales defectos de muchos de los nuevos operadores fintech es su falta de respeto por los derechos de protección de datos de los usuarios. Algunas fintech declaran en sus términos que cederán los datos de los usuarios a terceros, sin decir a cuáles, para que sean usados con fines comerciales y publicitarios. Este tipo de cesión declarada, que puede suponer una venta directa de datos personales, es motivo de sanción. Al llevarse a cabo sin haber recabado el necesario consentimiento informado de los afectados, es una ilegalidad. En otras ocasiones, recaban los datos y los envían a empresas en el extranjero de forma irregular. O instalan ilegalmente dispositivos de análisis, como cookies, en ordenadores y móviles de los usuarios para extraer información sobre estos.

Pecan de ineficientes los sistemas de identificación de las personas que incorporan muchas de estas aplicaciones, incumpliendo en la práctica la normativa de prevención del blanqueo de capitales. Todo sea dicho, algunas de las mejores apps fintech son de empresas de fuera de la Unión Europea. Estas no se ven compelidas al cumplimiento de esta norma de prevención, lo cual es otra desventaja importante también en materias como los horarios de atención al cliente o el idioma.

Más inconvenientes en muchas de las nuevas aplicaciones fintech: la ausencia de backup en local o copia de seguridad de las operaciones o de sistemas automáticos de sincronización en la nube; el envío sin cifrar de los datos personales y bancarios; la necesidad de aportar la contraseña de redes sociales en claro a través de la aplicación; la obligación de conservar el dinero en depósitos de la propia fintech vinculados al usuario, en lugar de enviarlo a las cuentas bancarias; o la existencia de condiciones de uso directamente ilegales, como aquellas en las que someten al usuario a unos tribunales concretos en contra de lo establecido en la normativa.

 

¿Cuáles son los servicios fintech que están tomando fuerza en el mercado?

Los servicios que están tomando fuerza en el mercado particular son muchos de los ya mencionados, encabezados por los sistemas de pago a través del móvil o los que posibilitan las transferencias entre personas.

En el marco corporativo, los servicios que mejor se posicionan ahora son los que permiten la obtención de información para invertir en bolsa a partir de la aplicación de software de reconocimiento cognitivo a bases de datos online; y las aplicaciones que permiten realizar transferencias internacionales inmediatas con cambio de divisa a muy bajo coste.
Para entender el primero de los casos de uso corporativo habría que hablar de los Robo-Advisors, o programas informáticos que actúan como gestores online de carteras o para ayudar al usuario a entender las opciones del mercado y tomar decisiones.

La calidad y el número de robots de este tipo crece sobre todo al amparo de bancos cuyas áreas de investigación aportan capital para su desarrollo. Algunos de ellos comenzaron como robots locales que requerían ser instalados, como el programa español Forex Robin Vol, que fue noticia en 2012; otros pueden probarse online. Varios bancos españoles cuentan ya con alguna herramienta de este tipo o con inversión en startups satélites que lo desarrollan desde fuera para el banco.

En relación con las transferencias internacionales inmediatas con cambio de divisas, destaca TransferWise. Esta empresa, constituida por los creadores de Skype, ha conseguido desarrollar un sistema que permite el mencionado objetivo para competir directamente contra Western Union y MoneyGram, además de hacerlo contra los bancos que ofrecen este mismo servicio, más caro y lento. Las principales ventajas que ofrece TransferWise son las siguientes: ejecución de transferencias en 24 horas, frente a los 2-3 días o más que ofrecen otros operadores; cambio real basado en las cifras publicadas por XE, Google y Yahoo!, en lugar del negociado con comisiones que imponen otros operadores; comisiones del 0,5%, frente al 5% o hasta el 8% tradicional; y asistencia 24h los 365 días del año en movilidad a través de Internet. Este operador, autorizado por la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido, está causando sensación entre prestadores de servicios y empresas de retail.

 

El futuro de las fintech

El cliente demanda servicios en movilidad que se adapten a su necesidad de velocidad y eficiencia. Las fintech ofrecen, a través de Internet, sistemas internacionales y sencillos de transferencia de activos. Es el momento de avanzar con la tendencia para mantenerse donde está el cliente e ir siempre un paso por delante de sus necesidades en el sector fintech.

Las soluciones bancarias que demandan los clientes tienen que cumplir siempre los mayores y mejores estándares de seguridad, que incluyen implantaciones legales y técnicas. El equipo de profesionales de SmartHC, compuesto por juristas, abogados e informáticos especializados tanto en el desarrollo como en la seguridad física y en la ciberseguridad, ofrece un elenco completo de servicios que responde íntegramente a la demanda del mercado. SmartHC se diferencia por sus soluciones de vanguardia y personal capacitado para ofrecer la ideación, la integración y el mantenimiento.

Departamento Jurídico y de Concienciación de SmartHC

Comments are closed.